Esta página web contiene texto que fue traducido por una computadora. Si tiene alguna pregunta o duda sobre Clearfield o uno de nuestros productos, por favor contáctenos.

Gabinetes, Cables, Pedestales y Terminales de Fibra Óptica

Vivo cerca de Minneapolis donde la temperatura fue de -16° Fahrenheit el domingo pasado. Cuando salí a encender mi auto, no arrancó en los primeros intentos. El auto finalmente arrancó y después de salir en reversa de mi camino de entrada, traté de cerrar la puerta de mi garaje. Las baterías de mi control remoto deben haberse congelado porque la puerta no cerraba. Tuve que salir de mi automóvil, correr por el camino de entrada y entrar al garaje, donde tuve que presionar manualmente el botón "cerrar" para cerrar la puerta. Mientras corría de regreso a mi automóvil, tuve que pasar por encima del haz ocular eléctrico que evita que la puerta del garaje se cierre sobre una persona. Cuando puse el pie en el camino de entrada, me resbalé y me caí. Gracias a Dios lo único que resultó herido fue mi orgullo.

Finalmente, llegué a la gasolinera para llenar mi llanta. Después de insertar cuatro cuartos en la máquina, traté de desenredar la manguera congelada de la máquina y llevarla a mi auto. La memoria en el cordaje era extremadamente rígida y era difícil maniobrarla hasta mi neumático. ¡Después de quitarme los guantes para quitar las tapas de las válvulas de admisión, mis manos se entumecieron después de solo un par de segundos y las dejé caer! Tuve que acostarme en el suelo para encontrarlos. Las válvulas de aire de mis neumáticos estaban congeladas y no aceptaban aire. Más tarde descubrí que estas válvulas de aire tienden a fallar en el frío extremo. Después de todo este problema, no pude lograr mi objetivo de llenar mis llantas.

Empecé a pensar en cómo las cosas simplemente no funcionan tan bien en el frío; mi auto, el control remoto, las llantas y las manos fallaron debido al clima extremo aquí en Minnesota. Una cosa que sí funciona en el frío es el equipo Clearfield que hemos desplegado en todo el mundo. Desde Alaska hasta Tonga, tenemos clientes que confían en los equipos de Clearfield para sus enlaces críticos de fibra óptica. Diseñamos nuestros productos teniendo en cuenta este tipo de condiciones extremas. Nuestros divisores y CWDM están clasificados para -40° C y nuestros latiguillos reforzados se mantendrán flexibles incluso en el clima que tuvimos el fin de semana pasado.

Desearía que Clearfield hiciera más cosas que tengo que usar en el invierno.

Por: Tom Warren